¿Debo correr sin música?

Este post contiene enlaces de afiliación.

Escuchar música mientras se corre parece una práctica universal para muchos corredores. Incluso solía tener 3 listas de reproducción para diferentes modos de correr que me hacían creer que nunca podría correr sin ella. Mientras me preparaba para correr, un amigo me animó a correr sin música. No estaba segura de poder hacerlo, pero lo hice de todos modos.

Correr sin música tiene una serie de beneficios. Te mantiene consciente de tu entorno y es una forma estupenda de entrenar tu mente. Además, algunas organizaciones prohíben escuchar música, lo que supone una ventaja si estás acostumbrado a correr sin ella.

A continuación, vamos a profundizar en los beneficios de correr sin música, así como a echar un vistazo a por qué la mayoría de los corredores de élite no escuchan música mientras corren.

10 Beneficios de correr sin música

#1 Serás más consciente de tu entorno

Probablemente el factor más importante de esta lista es la conciencia de tu entorno. Según el CDC, se calcula que sólo en EE.UU. se produjeron 400.000 lesiones por conducción distraída. No quiere decir que todos ellos sean corredores, pero correr por el arcén aumenta el riesgo de que te atropelle un conductor distraído.

Abandonar los auriculares cuando salgas a correr por una calle con mucho tráfico te permitirá escuchar a los coches que se acercan, especialmente a los que vienen por detrás.

Además, te mantiene al tanto de lo que ocurre a tu alrededor para que puedas reaccionar en consecuencia. Los accidentes y la delincuencia pueden ocurrir en cualquier momento.

#2 Es una forma de meditación

Correr sin música te permite estar presente en el momento. Te permite estar a solas con tus pensamientos y explorarte a ti mismo y a tus límites. De hecho, si corres a la frecuencia cardíaca adecuada, puede incluso ayudarte a relajarte.

#3 Puedes controlar tu propio ritmo

Antes dependía de los ritmos de la música. Es genial cuando los ritmos coinciden con mi cadencia. El problema surge cuando no lo hacen.

A veces me dejo influenciar tanto por la música que confío demasiado mi ritmo en ella. Por eso, a veces acabo esprintando hacia un lugar oscuro de agotamiento del que nunca puedo volver.

Eliminar la música te permite controlar tu ritmo. Puedes controlar tu ritmo de acuerdo con los datos mostrados en tu rastreador de fitness en lugar de la sensación de la música.

#4 Estás callando tu mente

Si has leído el libro de David Goggins – Can’t Hurt Me, entonces ya sabes lo que significa «callusing your mind».

Puedes escucharlo gratis si te apuntas a la prueba gratuita de Audible.

Básicamente, estás entrenando tu mente para pasar por dificultades y la endureces para que pueda asumir cualquier reto al que te enfrentes. Correr sin más compañía que la de tus propios pensamientos es una forma de calmar tu mente.

Si corres el tiempo suficiente, habrá muchas conversaciones dentro de tu cerebro que te convencerán de abandonar. Calmar tu mente es hablar contigo mismo para que no te rindas.

#5 Te enseña a concentrarte

Las distracciones están en todas partes. Incluso en nuestros bolsillos, oídos y muñecas. ¿No sería bueno tener al menos 30 minutos de cada día en los que te enseñes a ti mismo a permanecer concentrado?

Correr sin distraerse te enseña a concentrarte. Te concentras en tu respiración (que es lo que haces en la meditación), escuchas tu propio ritmo cardíaco y sientes cada paso, lo que mejorará tu capacidad de concentración con el tiempo.

#6 Te enseña el ritmo de conversación

¿Quieres saber cuál es tu ritmo de conversación? Conversa con la gente. Correr sin música te permite hablar con tus amigos o con otros corredores mientras te ayuda a mantener un ritmo de conversación.

#7 Puedes disfrutar de los sonidos de la naturaleza

No hay mejor música que el sonido del viento que agita los árboles, el piar de los pájaros o el de las olas que rompen. Correr es un fantástico deporte al aire libre, no sólo por sus beneficios para la salud, sino también porque es una forma de experimentar la naturaleza.

Lo apreciarás más si corres por parques, montañas, senderos y caminos costeros.

#8 Puede ayudarte a correr más tiempo

Dado que tu ritmo no se verá influenciado por los estímulos auditivos que recibes de los ritmos de tu música, podrás seguir un plan de juego y mantener tu ritmo cardíaco a un determinado nivel que te permitirá correr más tiempo.

Además, si practicas lo suficiente, correr sin música te armará de fortaleza mental.

#9 Conocerás mejor tu propio rendimiento

Estar a solas contigo mismo sin la distracción de la música te permite conocerte más como atleta.

Podrás conocer mejor tu respiración y la sensación general de tu cuerpo en diferentes distancias y ritmos.

#10 Te da ventaja en algunas carreras

Puede que no lo sepas, pero el uso de auriculares, iPods o cualquier tipo de dispositivo de distracción está prohibido en muchas carreras, incluyendo el IRONMAN. Para algunos, simplemente se desaconseja.

Por eso, entrenar sin auriculares te da una ventaja sobre aquellos que están acostumbrados a correr con auriculares.

Los corredores de élite no escuchan música: este es el motivo

La razón por la que la mayoría de los corredores de élite no corren con música es que quieren entrenarse sin ella para las competiciones.

Dado que algunas organizaciones prohíben escuchar música mientras se corre, sólo tiene sentido entrenar sin ella. Además, los teléfonos añaden un peso innecesario. Por no hablar de que se siguen cayendo durante la carrera.

Los corredores de élite también siguen estrictamente su ritmo, por lo que no quieren verse influidos por la música.

¿Es mejor correr sin música?

Depende de tu situación. Si sólo corres por objetivos personales, como perder peso, y quieres encontrar una distracción para poder seguir adelante, no hay nada malo en escuchar música cuando corres. Sólo tienes que asegurarte de que no corres por calles e intersecciones con mucho tráfico.

En cambio, si quieres ser un atleta de élite o te apuntas a carreras como el IRONMAN, entonces deberías empezar a practicar sin música. Te dará una ligera ventaja para terminar la carrera.

Lo que me gusta hacer cuando quiero distraerme en mis carreras fáciles es escuchar audiolibros en lugar de música. Me encanta aprender, y los audiolibros son una forma estupenda de aprender mientras sudo.

Si quieres probar a escuchar audiolibros, Audible ofrece una prueba gratuita de 30 días. Tendrás acceso a miles de libros, podcasts y originales en 30 días. Puedes cancelar en cualquier momento antes de que termine la prueba.

¿Ayuda realmente la música a tu rendimiento?

Aunque hay muchos beneficios relacionados con el hecho de correr sin música, no podemos desacreditar las ventajas de escuchar música mientras se corre que están respaldadas por la ciencia. Después de todo, la mayoría de la gente odia estar sola con sus pensamientos.

Una investigación descubrió que escuchar música antes, durante y después de correr ayuda a los atletas a recuperarse más rápido y a mejorar su rendimiento en las carreras de 5 kilómetros.

En una investigación llevada a cabo por Plos One, los investigadores concluyeron que correr con música motivadora cuyos ritmos coinciden con la cadencia del corredor eleva el esfuerzo psicológico y mejora la eficiencia de la carrera, por lo tanto, mejora el rendimiento general.

El aumento del rendimiento al escuchar música también puede atribuirse al hecho de que escuchar tu música favorita mientras corres, independientemente del género o el ritmo, puede ayudarte a entrar en la zona.

Conclusión

En conclusión, la música ayuda a tu rendimiento al correr. Pero depender demasiado de ella puede ponerte en desventaja en las competiciones en las que el uso de la música está prohibido. Además, no es seguro correr en calles con mucho tráfico cuando te ahogas con el sonido de la música.

Deja un comentario